Mortalidad materna, la más baja en 2017: IMSS

En 2017, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) registró el número de casos de mortalidad materna más baja de su historia. De los más de 425 mil partos que se atendieron, se reportaron 102 decesos de mujeres, de los cuales 44 fueron por causas indirectas del embarazo, es decir, por una enfermedad crónica como cáncer o diabetes que complicó la gestación.

Roberto Ruiz Rosas, titular de la División de Atención Ginecobstétrica Perinatal del IMSS, dijo que esta cifra representa una tasa de mortalidad materna de 24 casos por cada 100 mil partos. En 2006 la tasa era de 30.2 y alcanzó su pico máximo en 2009, con 36.1 casos, lo que se debió en gran parte a la pandemia causada por el virus de influenza AH1N1.

La actual disminución de casos de muerte, aseguró que es resultado de una estrategia que tiene como principales ejes la prevención de embarazos de alto riesgo, sea en adolescentes o pacientes con enfermedades crónicas, vigilancia prenatal con enfoque de riesgo y mejor oportunidad de la atención obstétrica hospitalaria, mediante equipos que integran diversos especialistas.

Los partos naturales también han aumentado. De los bebés que nacieron el año pasado, 57% fue por esta vía, mientras que 43% fue por cesárea. En 2010 la relación era de 51% de partos naturales y 49% cesáreas, lo cual significó un aumento de seis puntos porcentuales en la atención del parto vaginal.

Fomentar el parto natural permite disminuir el riesgo de complicaciones como la hemorragia obstétrica, por lo que la cesárea sólo tendría que ser practicada cuando el médico lo indique, por ejemplo, por alguna obstrucción o impedimento para que el bebé nazca de forma segura.

Para continuar la tasa de mortalidad materna a la baja y dar respuesta a casos de urgencia en todo el país, se mantiene la coordinación entre directivos delegacionales y de nivel central del instituto en cuatro regiones, mediante una vía de comunicación llamada ERI CHAT, a fin de notificar algún requerimiento de traslado y gestionar recursos en tiempo real, que permitan salvaguardar la vida de la embarazada.

Durante la gestación, lo ideal es realizar seis o siete consultas de calidad con enfoque de riesgo, para una mejor vigilancia, lo cual depende de la fecha en que se diagnostica el embarazo y la paciente acude a vigilancia prenatal.

Con este control desde el primer trimestre es posible prevenir las principales complicaciones durante el embarazo, las más comunes ocasionadas por estados hipertensivos como la preeclampsia —hipertensión arterial, retención de líquidos y proteína en la orina— y hemorragias obstétricas, que pueden presentarse aún después del nacimiento del bebé.

La atención de la mujer embarazada es prioritaria para el Seguro Social en sus tres niveles de atención, aseguró el especialista. En las clínicas de medicina familiar se realiza la vigilancia prenatal desde el primer trimestre, dado que mientras más temprano sean los cuidados hay mayor oportunidad de identificar algún riesgo durante la gestación y en el parto, e incluso actuar preventivamente.

A partir de la semana 34 de gestación, para su mejor control y estricta vigilancia, la mujer es atendida en el Hospital General más cercano a su domicilio, mismo en el que se planea lleve a término su embarazo y, en caso de sospecha o complicación que ponga en riesgo su salud o la del bebé, el IMSS cuenta con cinco unidades con atención gineco-obstétrica de alta especialidad, dos en la Ciudad de México y una en Jalisco, Nuevo León y Guanajuato.

Las estrategias para reducir la mortalidad materna se han basado en las recomendaciones mundiales, así como en el análisis y el perfil de defunciones maternas que se han orientado a cuatro ejes rectores.

Prevenir embarazos en condiciones de riesgos a través de elevar la protección en grupos con rezago o en peligro, prevenir las complicaciones graves durante el embarazo, parto y puerperio, fortalecer la atención oportuna y efectiva de las urgencias obstétricas y disponer de un sistema de información en mortalidad materna, confiable, oportuno y que permita un monitoreo de las pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *