7 viajes por México dedicados a la cerveza

¡Haz turismo cervecero! Escapa a siete destinos de México para buscar en varias fábricas, tabernas y hasta en un spa, la cerveza artesanal que mejor vaya con tu personalidad; de paso, estarás apoyando la economía local

ENSENADA. CERVECERÍA WENDLANDT
Baja California es la cuna de las cervecerías artesanales, con un registro de más de 100 marcas. Mucho de este éxito tiene que ver con su cercanía a Estados Unidos, pues el lúpulo y la cebada son importados desde allá.

En ese micromundo nos topamos con Wendlandt, una marca que nació en 2012 y cuya fábrica se encuentra en El Sauzal, una comunidad que mira hacia el mar de la bahía de San Miguel, en Ensenada.

 

Todo el año, la planta de producción está abierta al público para ofrecer visitas guiadas, desde las máquinas y línea de embotellado (cristal y aluminio), hasta la cocina, pues tiene un tasting room para descubrir, entre tanques de fermentación y barriles, sus ocho etiquetas y su cerveza del mes. Si vas en diciembre, encontrarás una cerveza añejada en barricas de vino.

Cuando se presenta el sabor del mes se organiza una fiesta en la azotea, con DJ en vivo y platillos del mar. Para fomentar el consumo responsable, la casa paga los viajes en taxi a tu hotel. En la zona centro de Ensenada también encontrarás un brewpub de la marca, con degustaciones desde 15 pesos. Dónde queda: Calle Diez 385-B, El Sauzal. wendlandt.com.mx

 

ZAPOPAN. CERVECERÍA MINERVA
Esta empresa es otra de las que comenzó el movimiento cervecero artesanal en nuestro país, además de que fue la primera en ganar una medalla de oro en la competencia bianual “World Beer Cup 2014”, que premia el arte de la fermentación. Este proceso se muestra en la fábrica de Zapopan, Jalisco, donde se elaboran ocho variedades de cerveza, como la premiada Pale Ale, con maltas de caramelo, y la ITA, que reposa en barricas de tequila para que adopte aromas a vainilla y tabaco.

Durante el recorrido, los anfitriones explican, entre otras cosas, cuál es la temperatura ideal de los diferentes tipos de cerveza artesanal para su consumo y por qué la lata es el mejor envase para la bebida. Por si no lo sabías, además de ser ecológica, la protege de la luz y la oxidación.

Para cerrar la experiencia, hay una degustación en La Taberna, que combina cerveza y gastronomía entre los tanques de fermentación. El precio del tour es de 250 pesos por persona y requiere reservación. Dónde queda: Periférico Sur 4250, Zapopan. www.cervezaminerva.mx

3. COLIMA. CERVECERÍA DE COLIMA
En una antigua fábrica de refrescos nació “una cerveza ligerita que al primer sorbo te transporta a una hamaca bajo una palmera, al pie del Volcán de Colima”, así describe Esteban a su Colimita, la cerveza artesanal más reconocida del estado y la que ganó recientemente la medalla de bronce en el “World Beer Cup”.

Todos los días, Esteban y su staff abren las puertas de su planta piloto para mostrar cómo se elaboran sus cervezas. Para ir más allá de enseñar las máquinas y los tanques, en la parte trasera montaron Jardín Trapiche, un espacio al aire libre para comer ceviches, hamburguesas y costillitas, como si estuvieras en un picnic.

El menú es del chef mexicano Nico Mejía y cada platillo se marida con la cerveza que mejor le va. Puedes comer y beber por 100 pesos. Pregunta por las cervezas experimentales con ingredientes de la región.

El lugar también tiene su causa social: los martes son de “Causas y Colectivos”; toda la ganancia del día se dona a programas de beneficencia. Por otra parte, los jueves son de “Jam”, con la presentación de bandas locales. Dónde queda: carretera Colima-Guadalajara Km 5. cerveceriadecolima.com

4. MINERAL DE POZOS. CERVECERÍA VOPPER
Si pensabas que solo en República Checa podías experimentar un baño de cerveza, estás equivocado: el hotel boutique Casa Diamante, en el Pueblo Mágico de Mineral de Pozos, tiene un spa en el que se utiliza el mosto de la cerveza para nutrir la piel y el pelo.

Antes de explicarte en qué consiste esta terapia, debes saber que los ingredientes son de la microcervecería Vopper, instalada dentro de la propiedad. Los huéspedes pueden visitarla sin costo alguno. Les incluye una degustación.

Para iniciar el ritual del baño de cerveza, primero recibes un masaje de pies con semillas de mijo. En ocasiones se utilizan para dar un tono amarillo a la cerveza. Posteriormente, ingresas a un barril de madera lleno de agua y cerveza, a una temperatura de 38° C, donde permaneces por una hora. Mientras reposas, un terapeuta da masaje a tus hombros y cabeza.

Debes refrescar tu cuerpo constantemente con el agua para nutrir la piel y dejar que las propiedades relajantes del mosto actúen. Durante la sesión, tienes incluidas dos cervezas de la casa.

Al finalizar, te invitan a dar un recorrido por la fábrica para conocer el proceso de elaboración de las Vopper. También, puedes hacer una comida maridaje. Tratamiento de spa: mil 290 pesos. Tour por la cervecería: 100 pesos. hotelboutiquecasadiamante.com

5. TEQUISQUIAPAN. RUTA DE CERVEZA Y QUESO
Tempus y Jabalí fueron de las primeras etiquetas de cerveza artesanal que se crearon en México. Se producen a pocos kilómetros del Pueblo Mágico de Tequisquiapan, Querétaro, en la Cervecería Primus, fundada en 2006.

Tres veces al mes, la empresa Espíritu Aventurero te lleva a conocer las instalaciones, donde aprendes a tostar los granos de malta para crear cervezas estilo Lager, Pale Ale y Stout.

Durante el recorrido guiado te permiten beber sus variedades directamente de los barriles, antes de que sean trasladadas al área de embotellado. La visita a la fábrica dura una hora.

La siguiente parada es en la finca de quesos VAI. Además de vinos, Tequisquiapan es famoso por la producción artesanal de lácteos. En la finca recorres la cava de maduración del queso tipo reblochon, mismo que te dan a probar con mermeladas hechas en la misma finca.

Para cerrar el viaje, hay una caminata por la plaza principal del Pueblo Mágico. También hay tiempo libre para explorar el mercado de artesanías de mimbre y el Museo del Vino. Cuánto cuesta: 519 pesos por persona. www.espirituaventurero.com.mx

6. CIUDAD DE MÉXICO. LA GRACIELA
Desde hace siete años, todos los días en esta casona de estilo francés se puede percibir el aroma de la malta cociéndose. Se trata del primer restaurante-bar-taller dedicado a elaborar cerveza artesanal que abrió en la CDMX: La Graciela, propiedad de los creadores de Tempus, Jabalí y Cucapá.

Para deleite de sus comensales, ofrece más de 15 variedades de cerveza de barril. Todas se fabrican en este local y prácticamente a la vista de todos. El “chelaboratorio” está abierto para aquel que quiera aprender un poco sobre el proceso de elaboración y, con asesoría de una maestra cervecera, pueda personalizar su bebida con los grados de alcohol, amargor y color que desee.

En la carta encontrarás variedades algo exóticas, como una Porter de pimienta o una Stout de menta blanca. Puedes acompañar tus tarros con salchichas alemanas o una buena torta de milanesa. Ponte abusado en fechas especiales: el 14 de febrero preparan maridajes con cervezas inspiradas en las obras del Marqués de Sade. Dónde queda: Orizaba 163, Colonia Roma. graciela.mx

7. MÉRIDA. CERVECERÍA PATITO
El recorrido por la Cervecería Patito inicia explicándote cuáles son los cuatro únicos ingredientes que se utilizan —aquí y en todo el mundo— para elaborar cerveza artesanal: agua, malta, levadura y lúpulo. No más.

En el área de fermentación te enteras de que el lúpulo es una planta prima hermana de la cannabis y la que da el amargor y aroma a la cerveza. Al llegar a la zona de embotellamiento, ya sabes distinguir entre una Pilsner, una Pale Ale y una Stout.

La visita termina en Hermana República, el restaurante de la fábrica. En el local se sirven las ocho variedades de cerveza que elaboran, algunas con sabor a manzanilla y chocolate. Para acompañarlas hay platillos yucatecos tradicionales, como el relleno negro.

Si no quieres viajar hasta Progreso para conocer la cervecería, en Mérida encontrarás una sucursal de Hermana República, con mesas comunales bajo la sombra de una enorme ceiba y catas de cervezas por 50 pesos.

Recientemente, la marca abrió Bela Chela, un gastropub cerca del Parque Santa Lucía para comer pizzas al horno y carpaccios. Dónde queda: Km 10.5 de la carretera Progreso- Mérida. cervezapatito.com

TIPS PARA BEBERLA MEJOR
Sí AL VASO, NO A LA BOTELLA
Se recomienda beber la cerveza en vaso de cristal, ya que puedes apreciar mejor sus aromas y colores. Además, beberás menos gas y evitarás que el estómago se inflame, dándote esa sensación de pesadez que en ocasiones te limita a seguir consumiendo más cerveza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *